Mi caso parecía ser difícil, una candidiasis diagnosticada de crónica que comenzó como a los 21 años, pasando momentos en los que más o menos me remitía y otros muchos en los que estaba muy mal. Comencé por la medicina convencional pero lejos de sanarme solo apaliaba los síntomas pero volvìan  pronto y cada vez más acusados. Ya no sabía qué hacer, así que aprendí a vivir con ello. 
El invierno pasado tuve la suerte de ponerme en manos de Maria José, así que semanalmente ella me hacía la Terapia SAAMA y luego me contaba toda la información que le llegaba sobre mí, yo la reflexionaba y luego la comentábamos para ir avanzando, Maria José poco a poco fue ahondando en el orígen del problema, entendiendo por fin la herencia de mi problema que no nacía en mi pero que por alguna razón me había llegado en forma de enfermedad, y creo que fue precisamente eso el click que me liberó de ella.

Laura Casas García